El primero de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ecología y de los Ecólogos, para recordar en todo el planeta la importancia de conocer y valorar las relaciones que existen entre los seres vivos y su medio, y concientizar a nuestros pueblos sobre la importancia de mantener una relación armónica con nuestro ambiente.

la Ecología es una ciencia que estudia las interrelaciones entre los seres vivos y el medio que les rodea, por lo tanto su complejidad y diversificación dependen de los elementos que conforman el medio y los actores involucrados en su estudio. De allí que exista la Ecología Humana, Vegetal y Animal, entre otras, llegando a ser tan específica como la Ecología de las Poblaciones (para estudiar las relaciones entre individuos de una misma especie), o de Comunidades (para analizar las vinculaciones entre organismos de diversas poblaciones).

Desde el punto de vista de la ecología, es que cuando desaparece una especie se distorsionan las relaciones existentes entre ella y otros seres vivos, como sucede con la desaparición de los bosques y la regulación climática e hidrológica, y la producción de basura, que introduce contaminantes a las aguas, los suelos y el aire.

Por su parte, la explosión demográfica es tan grande, fuentes de naciones unidas consideran que ya somos más de 7 mil millones de personas, de las cuales, 1,9 mil millones viven en pobreza extrema y 900 millones carecen de un servicio seguro de agua potable y saneamiento. Tal crecimiento demográfico demandará mayor cantidad de recursos, y que para el 2050, habremos perdido más del 50% de los ecosistemas naturales, al ritmo de la destrucción actual.

En esta complejidad ambiental, la ecología ayuda a los científicos a analizar cómo cada elemento de un ecosistema afecta a los demás componentes, y como ellos se afectan entre sí.

La ecología no debe ser vista sólo como la ciencia que cuida las plantas o desarrolla la conciencia ambiental a través de bolsas plásticas oxobiodegradables. La ecología debe vincularse a la cotidianidad de la ciudadanía, y a mejorar su calidad de vida, rescatando el valor de la vida en todas sus formas y expresiones, y respetando la compleja red de interacciones existente entre todos los seres vivientes.

El Día Mundial de la Ecología se celebra en todo el mundo con el objetivo de resaltar la importancia de concienciar a los pueblos sobre los temas ambientales y sociales.

Esta crisis se hace presente a través de los cambios climáticos que estamos padeciendo: la desertización, el aumento de la temperatura, la erosión de los terrenos, la destrucción de la biodiversidad, la crisis mundial de los recursos hídricos y la contaminación del aire, del suelo y del agua.

La ecología analiza cómo cada elemento de un ecosistema afecta los demás componentes y cómo es afectado. Es una ciencia de síntesis, pues para comprender la compleja trama de relaciones que existen en un ecosistema toma conocimientos de botánica, zoología, fisiología, genética y otras disciplinas como la física, la química y la geología.

Si por un lado es una celebración con un importante componente científico, orientado sobre todo a la ecología como disciplina científica y al trabajo de los ecólogos, puesto que lo ecológico se lleva, su celebración también tiene un importante aspecto mediático.

En este segundo aspecto, se pone el foco en la necesidad de mantener una relación armónica con nuestro ambiente como forma de practicar un activismo a nivel ciudadano, al tiempo que se subraya la labor de los esforzados grupos activistas.

Según un reciente estudio estadounidense publicado en la revista Science, la biodiversidad está a punto de colapsar. Aunque no todo está perdido, al igual que hemos puesto al ecosistema mundial contra las cuerdas, los expertos afirman que “evitarlo también depende de nosotros”. Actualmente, las especies desaparecen diez veces más rápido de lo que pensábamos y mil veces más de lo que lo hacían antes de que los humanos empezaran a atentar contra ellas. Además, la presión sobre los recursos naturales va en aumento a consecuencia de la sobrepoblación (somos más de 7 mil millones), con casi dos mil millones de personas viviendo en la pobreza extrema y casi la mitad sin acceso seguro a agua potable y saneamiento.

Por notiarepa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *