El huracán Sally tocó tierra sobre las 4:45 de la madrugada de este miércoles, hora local, cerca de la ciudad de Gulf Shores, Alabama, en donde ya empieza a dejar «inundaciones históricas y catastróficas», informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) en su último reporte. Unos 75,000 hogares y negocios quedaron sin electricidad en la costa de Alabama y en el oeste de Florida, donde varias carreteras están bajo agua.

De acuerdo con el organismo, Sally tocó tierra como huracán categoría 2, con vientos máximos sostenidos de 105 mph (165 km/h), que han disminuido ligeramente a 100 mph (155 km/h).

Inundaciones «históricas y catastróficas» ya se están produciendo en la costa del Golfo, desde el oeste de Talahasee, en Florida, hasta la bahía de Mobile, Alabama. También se esperan inundaciones de ríos, de moderadas a severas, lo cual a su vez puede producir inundaciones en zonas urbanas del interior, desde Alabama hasta el área central de Georgia.

Las condiciones de huracán se esperan a lo largo de la mañana y hasta la tarde en las costas de Alabama, Mississippi, y el Pandhandle de Florida.

Los pronósticos anticipan que vaya incrementando su velocidad de traslación durante el día de hoy, con un giro en su trayectoria hacia el noreste el jueves. Se espera que el ojo de Sally se mueva a través del oeste de Florida y el sureste de Alabama hasta primeras horas del jueves, adentrándose en Georgia hasta la noche de mañana.

Se pronostican acumulados totales de entre 10 y 20 pulgadas de lluvia con cantidades aisladas de 30 pulgadas desde el Panhandle de Florida al oeste del Río Apalachicola hasta la frontera entre Alabama y Mississippi.

De hecho, el sistema ya está dejando intensas lluvias y el nivel de las aguas cubre carreteras de Pensacola, Florida, y Mobile, Alabama. Stacy Stewart, especialista del NHC, advirtió que las inundaciones pueden ser mortales.

Desde la noche se había ordenado un toque de queda en la ciudad costera de Gulf Shores, Alabama, por donde finalmente tocó tierra el huracán. Más de 1 pie (30 centímetros) de lluvia ya habían caído en la costa para el martes por la noche, y el lento avance de Sally no hizo más que reforzar esta situación.

Cerca de medio millón de usuarios se encuentran sin servicio eléctrico en la costa de Alabama y el oeste de Florida, a medida que las condiciones meteorológicas han empeorado, según el monitoreo de Power Outage.

Durante este martes, Sally se acercó a la costa norte del Golfo de México, dando el pronóstico -que se mantenido- que tocara tierra durante la noche o la mañana del miércoles, generando marejadas ciclónicas «extremadamente peligrosas» que pueden poner en riesgo la vida, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Por notiarepa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *